“Sevilla será una sede fija del APT Padel Tour”

 

  • Mariano Lasaigues, ex número 1 del mundo y director de eventos del circuito, subraya que siempre fue la primera opción española

 

Mariano Lasaigues (Buenos Aires, 1971) fue número 1 del mundo de pádel y en la actualidad es director de eventos del APT Padel Tour, que celebra esta semana el Sevilla Open en Río Grande. Vivió la explosión del pádel en Argentina en los años 90 y su posterior y prolongada crisis, que le llevó a jugar exclusivamente en España entre 2000 y 2009. Empezó en el tenis, como muchos otros jugadores de pádel aficionados y profesionales, y ya como profesional entró en el mundo asociativo y de gestión.

 

El APT Padel Tour parece haber irrumpido con mucha fuerza. ¿Cuál es el plan de futuro?

La APT está centrada en un circuito mundial serio, en acudir a muchos países. El plan de 2022 es mucho más ambicioso. Este es nuestro primer año completo porque empezamos en 2019 y nos cogió la pandemia. Vamos a tener este año 14-15 torneos, en México, Paraguay, Francia, Portugal o España, que es la primera vez que venimos. El año que viene entrará Asia. En paralelo el objetivo es descubrir a chicos que se puedan plantear jugar un circuito competitivo. Estamos teniendo cada vez más jugadores. Queremos darnos a conocer y que esto sea mucho más grande.

 

En este primer año completo el circuito llega a España. ¿Qué perspectiva hay para nuestro país y qué plan hay para Sevilla?

Sevilla es el primer lugar español que pensamos. Nos encanta la tierra y acá hay mucha afición. Venimos de varios torneos en los que podíamos haber tenido público pero por las circunstancias de la Covid no pudo ser, y aquí es el primer torneo con gradas y lo que nos gusta más: público. Lo que estamos viviendo en Río Grande es extraordinario. Sevilla posiblemente quede como una etapa fija todos los años y se sumaría alguna otra ciudad española.

 

¿Cuál es exactamente su papel en la APT?

Soy director de eventos, estoy volcado en el funcionamiento de los torneos, y como fui jugador mucho tiempo apoyo a Gonzalo de la Herrán, nuestro director deportivo, con premios, hoteles, etc, que como jugador lo viví mucho tiempo.

 

Fue número 1 del mundo. ¿Cómo ha evolucionado el pádel desde que dejó el tenis y empezó con el pádel?

En mi época jugábamos con paletas de 11 milímetros y las de ahora son de 38. Eran de madera, no existía la goma ni nada. Cuando empiezo con la goma, aquello era tecnología punta y viví toda esa época. El deporte ha cambiado muchísimo, se tornó más físico y más agresivo porque los jugadores evolucionaron físicamente y las paletas evolucionaron muchísimo, que es lo que le ha dado esa rapidez al juego. Empecé en 1991 y ves la evolución a todos los niveles. Las paletas fueron un gran cambio, pero también la superficie: el césped rizado le dio un toque muy bueno.

 

Mariano Lasaigues, en Río Grande con la pista central del Sevilla Open al fondo

Mariano Lasaigues, en Río Grande con la pista central del Sevilla Open al fondo

 

¿Qué le falta para ser un deporte global?

Es un deporte muy nuevo, nace en el 80 y necesita tiempo. Se está conociendo mucho pero donde apunta la APT es donde tiene que ir el pádel. Estuvo muy focalizado en España y Argentina, pero tenemos que descubrir a chicos rusos o suecos. En Suecia hicimos nuestro primer Open y tuvimos tres torneos consecutivos, y hay chicos con muy buena base de tenis. La mayoría empezamos en el tenis y nos pasamos al pádel, y hay que captar a esos jugadores para que en el futuro haya jugadores de todas las nacionalidades.

 

¿Para cuándo el pádel olímpico?

Es un tema político. Hay muchos deportes olímpicos que al menos en mi país no existen. No me quiero meter en este tema, pero soy un fanático de los deportes, veo todos los deportes y a veces ves algunos y piensas: “no puedo creer que esto sea olímpico y nosotros no”.

 

¿Cómo se gestiona la vida después del deporte profesional?

El mundo es como una jungla en la que hay que estar preparado para todo. En su momento sabía pegarle a la pelota y era bueno en lo que hacía, pero fui cambiando un montón de cosas en mi juego porque me quedaba obsoleto. Empecé con una empuñadura y acabé con una completamente diferente: cuando era joven mi fuerte era el físico y cuando me fui haciendo viejo era la mente y la experiencia, y entonces buscas tiros un poco más rápidos cambiando la empuñadura. En la vida es lo mismo. Puedo tener cualquier oficio pero tengo que ir aprendiendo muchas cosas más para poder evolucionar. Cuando me retiré del deporte me tuve que reinventar y aprender cosas para seguir vinculado al pádel de otra manera. Yo fui a muchos torneos y veía cuando jugaba cosas que tengo grabadas. Cuando dejé de jugar y empecé a montar eventos de pádel, lo sabía de memoria porque lo veía continuamente. Muchas veces lo que hay que poner el foco es en los pequeños detalles, que son los que se te quedan grabados y te hacen mejor que otros.

 

¿Cómo será el día después de Messi? ¿Cómo preparar a una superestrella para eso?

Puf… Eso es muy difícil. Tienes a 90.000 personas gritando tu nombre y alejarte de eso es complicado. Hace falta un proyecto familiar, creo que es lo que salva a una persona que estuvo centrado en un trabajo como el deporte y luego le toca descansar y disfrutar del tiempo que no tuvo con ellos. Imagino que seguirá vinculado en alguna posición directiva.

 

¿Y usted cómo se hizo directivo?

Fui presidente de la asociación de jugadores de Argentina casi por fuerza mayor, porque el pádel estaba pasando un momento difícil y yo tenía un nombre, y me tocó dirigir a los jugadores más jóvenes. A uno le gusta por pelear por los premios para los jugadores, y hay muchas cosas en la vida que se consiguen encarándolas. El que se queda quieto, seguro que no vive cambios. El que se mueve puede tenerlos para mal o para bien, pero los tendrá.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp